jueves, 11 de abril de 2013

ÉPERA


 
Idioma: Sia Pedee (Wamuna o Epena), que significa ―voz de caña brava‖, y el Castellano como segunda lengua. Aproximadamente el 50% de la población es bilingüe funcional.

Origen: Emigraron al Ecuador procedente de Colombia del Valle del Cauca, en 1964.

Territorio: El territorio que los Epera identifican como ancestral está ubicado en la costa del Pacífico Colombiano, exactamente en las riberas de los ríos Saija, Infi y Micay pertenecientes al departamento del Cauca, poblado en su mayoría por Eperara Sia (Emberá) y en menor proporción por los Páes, que son los dos grupos étnicos más grandes de ese país. En Ecuador, el primer asentamiento oficial se realiza en 1993 en la parroquia de Borbón, con la entrega de 26 lotes en el sector Cayapa, cuya delimitación y linderación fue apoyada por la CONAIE. En la  actualidad, los posesionarios de fincas son escasos; la finca más grande abarca 100 ha y la menor 3 ha.

Ubicación: De acuerdo con su afinidad étnica y lingüística y sus puntos originarios de migración, los Epera son una ramificación de los Eperara Sia (Embera), uno de los grupos indígenas con mayor población en Colombia. En el Ecuador son de presencia tardía, producto de un proceso migratorio que se produce en 1964 desde el Chocó Colombiano, debido a la atracción provocada en ellos por las similitudes de esta región con el Chocó Ecuatoriano.

Los Epera se ubican en el Ecuador en la Costa Norte, Provincia de Esmeraldas, Cantón Eloy Alfaro, parroquias Borbón y La Concepción.

 Comunidad: Borbón

Accesos: Se toma la vía Ibarra-San Lorenzo, viramos a la izquierda y llegamos al poblado de Borbón.

Población y organización social: En Ecuador, los Épera son un grupo relativamente pequeño; su población actual es de aproximadamente 250 personas, después de que algunas familias han regresado a Colombia. Las comunidades son las siguientes: Borbón, Capricho, Palma, Bella Aurora, La Concepción y Santa Rosa; en esta última, cerca del Río Cayapas, se van a unificar las comunidades que anteriormente se denominaban La Cayapa y San Francisco de Cayapas.

Organización sociopolítica: La base de organización social constituyen las familias ampliadas, de hasta 25 personas, aunque la tendencia es hacia la conformación de familias nucleares.

 

El liderazgo se mantiene sobre la base de linaje mítico-histórico, que ha devenido en parentelar, a través de un  apellido (en Ecuador, los Capena), que es el detentador del bastón de mando de los Epera (Tachiakorë); su mujer que también tiene un puesto importante a su lado (Tachinawë). Actualmente, se encuentra en aprobación el Estatuto Jurídico de la nacionalidad, el mismo que normará su vida política y jurídica.

La Organización de la Nacionalidad Épera es de carácter incipiente y su estructura directiva compuesta por un  Presidente, un Vicepresidente, un Secretario, un Tesorero y Cabildos (Vocales) se elige en Asamblea General. En 1990 se eligió el primer Presidente del Consejo de Gobierno de la Nacionalidad Épera.  Así  mismo, la nacionalidad ha estatuido un sistema implícito de normas propias de conducta individual y  colectiva, así  como  de normas  de  juzgamiento  y  sanción  de  faltas que  cometan  sus miembros. La Nacionalidad Épera es miembro de la CONAICE en el ámbito regional y de la CONAIE en el ámbito nacional.

Organización Social: La estructura  social  Eperara  Siapidara  está  constituida  sobre  la  base de  una organización familiar de trabajo agrícola. Dirige la comunidad la Tachi nawe -nuestra madre- máxima jefe espiritual y sacerdotisa. La autoridad tradicional de la salud está en cabeza del llamado Jaipana, quien hace parte activa de la identidad social y de su dinámica. Este Jaipana es el equivalente al Jaibaná de los otros grupos embera. El Jaipana y la Tachi-nawe poseen el conocimiento del universo mítico ancestral.

Vestimenta: Su vestimenta se ha visto influenciada por la cultura occidental y actualmente visten como campesinos con ropa liviana .

Anteriormente se utilizaba la damagua que es la corteza de los árboles que se golpeaba para suavizar su textura y luego se elaboraban una especie de camisones para los hombres y una falda para las mujeres, a veces se decoraba con tintes vegetales.

Cosmovisión: Se denominan así mismos como eperara síapidara. Epera es voz aborigen para designar a la ―gente―, ra es un morfema para indicar ―plural―, sía es el ―nombre― de la lengua, pidara es un ―reportativo―. Hablan Pede que es su lengua materna.

Todo conocimiento en la comunidad eperara se expresa en dos mundos espaciales definidos por la cultura: El mundo etéreo -mundo del Jai, de los espíritus o sombras- y el mundo físico -ecosistema donde la sociedad se desenvuelve.

 

Economía: Su economía se basa en la agricultura en pequeñas fincas familiares, en la recolección, la pesca y la caza para el autoconsumo; más enfocada hacia el mercado está la artesanía, principalmente cestería; además existe un buen  número de personas que trabajan como asalariados en grandes fincas agrícolas de la zona y en empresas madereras.

Vivienda: la vivienda, conocida tradicionalmente como tambo, consiste en un armazón de madera de planta circular o rectangular, construida sobre pilotes a una altura de 1.50 o dos metros sobre el nivel del suelo, con techo cónico de hojas de palma. Se asciende por un madero al que se le hacen muescas a manera de peldaños. La mayoría de las veces los tambos no tienen paredes exteriores ni divisiones internas, el piso se hace de estrellitas de palma, sobre una base de tierra se construye el fogón y a su alrededor se desarrollan actividades cotidianas diurnas y nocturnas.

Están cubiertas por hojas secas de plátano, de esta comunidad que carece de luz eléctrica y tiene en el río Cayapas la única vía de comunicación.

Costumbres y celebraciones

Si bien  el  idioma  se  encuentra  en  peligro  de  perderse  en  las  nuevas  generaciones,  las  restantes tradiciones y costumbres como el trabajo solidario de carácter agrario, la caza y la pesca tradicionales, el conocimiento y  la sabiduría ancestral, así como los  nexos parentelares de una familia ampliada, la vivienda típica, la música y el baile (karishipai), mantienen toda su expresividad, fundamentalmente entre las mujeres Epera.

Generalmente se trasladan desde Ecuador para participar en las festividades anuales del Cauca, aspecto que refuerza sus lazos de identidad con sus afines en Colombia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Publicar un comentario